Fin del poderoso sindicato petrolero / En opinión de Héctor Moctezuma de León

Redacción MXPolítico.- Con la renuncia de Carlos Romero Deschamps, a la secretaría general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, fundado en 1935, llega a su fin el poderío de una organización sindical que vivió sus mejores días durante el cacicazgo de Joaquín Hernández Galicia, “La Quina”, preso en 1989 por decisión del presidente Carlos Salinas de Gortari, quien con la bendición de Luis Echeverría, sindicalizó a los técnicos y profesionales de la entonces empresa paraestatal.

 

Hernández Galicia fue el impulsor de la carrera del ahora defenestrado Romero Deschamps, a quien le cargaba el portafolios y todo lo que el dirigente necesitaba en sus reuniones, con dirigentes de la empresa, o políticos, luego lo hizo líder de la sección 35 con sede en la refinería de Tula, Hidalgo y de ahí a la cumbre, siempre cobijado por el mato protector del PRI y de políticos priistas con los que se “mochaba”, como el caso de Emilio Gamboa Patrón, su tutor en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

 

Cuando digo que con la renuncia de Romero llega a su fin el poderío de uno de los sindicatos más influyentes en la vida laboral de México, me estoy refiriendo al futuro del STPRM que será fraccionado en cinco o más organizaciones, una por cada subsidiaria de la empresa productiva del estado, Petróleos Mexicanos.

 

No habrá más control sobre los 135 mil trabajadores de Pemex, ahora será un sindicato debilitado por el gobierno de la 4ª Transformación que lo tendrá bajó control, sin que los líderes influyan en las decisiones de la empresa como lo hicieron en su momento Hernández Galicia y Romero Deschamps, quien tendrá que enfrentar a la justicia como lo hizo el primero después de aquella incursión del ejército en su domicilio de de la calle San Luis 118 en Ciudad Madero, Tamaulipas.

 

El sindicato y los trabajadores dejarán de tener los privilegios que siempre tuvieron en Pemex desde el liderazgo, de Eduardo Soto Mainez, el primer secretario general de STPRM, a que por cierto, Joaquín Hernández Galicia cambió el nombre por Sindicato Revolucionario de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, (SRTPRM).

 

Este miércoles inició una nueva era para Petróleos Mexicanos, los trabajadores recibirán las reivindicaciones que la ley les otorga y los dirigentes dejarán de influir y hacer negocios ilícitos en la empresa como se estiló especialmente en las épocas del quinismo y del romerismo.

 

****

El cinismo de Jaime Bonilla no tiene límite, ahora dice que siempre la convocatoria para la elección de gobernador de Baja California fue de 5 años, ¿entonces porqué tuvieron que sobornar a los diputados locales para que legislarán para una reforma que le garantizara un periodo de 5 años?...Ricardo Monreal sigue tejiendo fino en la sede senatorial de Paseo de la Reforma, sacó adelante la revocación de mandato a lo que muchos quisieron ver, en especial los panistas, como la antesala de la reelección de Andrés Manuel López Obrador…Se empiezan a ver resultados de la gestión de Omar García Harfuch como jefe de la policía capitalina. En su momento su padre, Javier García Paniagua, ya fallecido, les advirtió a los jefes de sector, sí hay un asalto bancario en su zona, se van y no hubo problemas, o sea que todo es tomar el toro por los cuernos.

 Autor: Héctor Moctezuma de León 

Contacto: circuitocerrado@hotmail.com@HctorMoctezuma 1

 

____

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio  

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto