Espejo Ciudadano: La opaca antesala del proceso electoral / En la opinión de Osiris Villanueva

Por Osiris Villanueva

 

Antes de la avalancha de spots, rotulados de bardas, perifoneos de baja calidad e innumerables pendones colgados, elementos que anuncian la jornada electoral, existe un proceso silencioso que en escazas ocasiones recibe la luz de los reflectores: el registro de las Agrupaciones Políticas Nacionales (APN).

 

Cada mes de enero, un año antes de las elecciones, un grupo de “ciudadanos” tiene la oportunidad de constituir una APN, “formas de asociación ciudadana que coadyuvan al desarrollo de la vida democrática y de la cultura política, así como la creación de una opinión pública mejor informada”. Estos grupos pueden participar en procesos electorales federales siempre y cuando firmen un acuerdo de participación con algún Partido Político o Coalición.

 

Antes de 2007, estas asociaciones contaban con financiamiento público, ahora, sólo se encuentran obligadas a presentar la fiscalización de sus recursos. Las APN cuentan con mínimo 5 mil afiliados y fijan como meta su consolidación como Partido Político, o al menos, eso se supondría. En abril de 2017 nueve de estas agrupaciones fueron aprobadas:

 

  • Vamos Juntos. De la CDMX, dicen seguir el liberalismo igualitario. Su Coordinador Nacional es Ignacio Pinacho Ramírez, Secretario Técnico del Presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la ALDF. Actualmente impulsan, en conjunto con la Coalición “Por México Al Frente”, a Pedro de León Mojarro para ocupar un puesto en el senado por Zacatecas.
  • Frente Humanista en Movimiento. De la CDMX, entre sus representantes destaca, nada más y nada menos que Luciano Jimeno Huanosta, Coordinador del, ahora local, Partido Humanista.
  • Confío en México. De Jalisco y presidida por Salvador Cosío Gaona, quien fue militante del PRI, PRD y quien incursionó brevemente en Morena, partido que le suspendió sus derechos partidistas en septiembre de 2016. Hasta hace pocos meses buscó la candidatura independiente al gobierno de Jalisco.
  • Iniciativa Galileos. De nacimiento perredista, su Presidente es Jorge Martínez Ramos. Entre sus promotores se encuentran Guadalupe Acosta Naranjo y Fernando Belaunzarán, los cuales no requieren mayores cartas de presentación y, quienes en los últimos días, han apoyado con clamor al gobernador de Chihuahua Javier Corral en contra del supuesto castigo financiero por parte del gobierno federal, en respuesta a la solicitud de extradición de César Duarte.
  • Misión Esperanza. Se definen de izquierda y enmarcan la paz y la conciliación como principios fundamentales. Es dirigida por Erick Gallardo Catalán, quien fue secretario particular de Ángel Aguirre Rivero, gobernador de Guerrero hasta 2014.
  • La Meta es un México Blanco. De la CDMX, aunque Aischa Vallejo Utrilla es la representante, Erika Hernández Gordillo (sobrina de Elba Esther Gordillo) aparece en puestos directivos, lo que sugiere una inclinación marcada.

 

Otras APN son: Comité Organizador Político Migrante Mexicano, Alianza Mexicana Alternativa y Fuerza Migrante. Quizá ninguna de ellas logre su ascenso a Partido Político y, en realidad, quizá tampoco ninguna lo busque, actitud similar a las 89 agrupaciones registradas hasta 2014.

 

Si bien todos somos ciudadanos, o en camino a serlo, se observan pocas probabilidades de que estos nuevos grupos contribuyan a la vida democrática del país. Esperemos que así sea.

 

Osiris Villanueva, comunicóloga egresada de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Colaboradora en campañas electorales desde 2008. Trabajó en gobiernos locales de la CDMX. La Comunicación Política y ciudadanía como pilares de la democracia. Twitter @OvillanuevaV 

 

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe, no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto