El Monedero: Y el dolor de comprar la despensa/En la opinión de Fernando Vela

Cada vez que llegamos a un centro comercial nos enfrentaremos a un sin fin de estrategias mercadológicas que tienen por objetivo darnos una mejor “experiencia de compra”. ¡Oi esa…! Que significa salir sin un centavo del centro comercial

Por Fernando Vela 

Hay un día muy especial en la vida de todo mexicano que siempre se presenta por “casualidad” después de la quincena y me refiero al día de hacer el súper o comprar la despensa.

Aventurarse en un centro comercial a realizar las compras de los productos que necesitaremos  por los próximos 15 o 30 días, según sea el caso, sin idea de lo que vamos a comprar resulta tan peligroso como intentar pasar por una selva de noche, lloviendo, sin una lámpara, víveres,  guía o un rifle para defenderse de los peligros que ahí nos acechan.

Cada vez que llegamos a un centro comercial nos enfrentaremos a un sin fin de estrategias mercadológicas que tienen por objetivo darnos una mejor “experiencia de compra”. ¡Oi esa…!

Es decir, el chiste es que el cliente gaste hasta el último centavo que trae y salga contento, para que la próxima quincena regrese a revivir la experiencia de salir despelucado pero con una sonrisa de “oreja a oreja”.

Por eso, El Monedero te recomienda que antes de que salgas de casa a gastarte media quincena en el súper sigas éstas recomendaciones.

1. Antes de que te dirijas al súper, haz cuentas, asigna un presupuesto fijo para la despensa, divídelo en dos dándole más peso a los alimentos que a otros productos.

2. En la medida de lo posible haz una lista de los productos que vas a comprar.  Cerciórate que es lo que realmente te hace falta, a veces compramos cosas que no se habían acabado y dejamos lo que realmente necesitábamos.

3.-  Ojo, los “gustitos” que pretendas comprar no deben ser incluidos en la lista de la despensa, o sea, si quieres comprar, alcohol, cigarros, dulces, gadgets, en el caso de los machines y/o productos de belleza, tintes, accesorios, ropa o zapatos  en caso de las señoritas,  ambos deben  asignar un presupuesto alterno y no cargárselo al gasto de despensa. No importa si vives solo separa estos gastos, pero hazlo sobre todo si vives en pareja.

4.- Antes de salir rumbo al centro comercial come algo, está comprobado que los clientes que acuden a realizar sus compras en ayunas gastan más. Un día hablaremos del uso de olores para incentivar el consumo, ¡Te sorprenderías, de lo que hacen las plazas para que compres más!

5.- Si te reconoces como un comprador compulsivo lleva solo el dinero justo que tienes asignado para la despensa, aquí debes incluir los gastos que te generen al viene-viene, el taxi, estacionamiento, el cerillo que empaca tus productos y el helado o las “donitas” que te comes al salir del súper. Que no te dé pena, aunque parezcas “paisano” saca tu calculadora para evitar pagar de más. 

6.- Si no tienes un manejo óptimo de tus finanzas personales, nunca de los nunca, ni jamás de los jamases compres la despensa con tarjeta de crédito y mucho menos a meses sin intereses, las consecuencias para tu economía serían  desastrosas, jamás terminarías de pagar.
El uso de las tarjetas es como las armas, solo para los expertos ¡Si no la sabes usar, no la saques! 

7.- Si pretendes comprar un electrodoméstico, pantalla, horno de micro ondas, refrigerador o lavadora debes asignar un presupuesto para esta fin.

8.- Las recargas a tu celular tampoco debes cargárselas a la despensa, aprende a dividir tu dinero, de esa manera te rendirá más.

9.- Date tus “baños de pueblo”, acude a tianguis y mercados públicos a realizar tus compras, no te puedes imaginar el dineral que puedes ahorrar comprando en el mercado común. De preferencia los alimentos cómpralos en estos lugares, siempre estarán más frescos. 

10.- De preferencia no acudas al súper el mero día de quincena o en fines de semana, entre más tiempo estés expuesto a las ofertas de las tiendas, tu cartera se pone más en riesgo.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) además recomienda que pongas  especial atención en las etiquetas de los productos, lee las fechas de caducidad o de consumo preferente, así como en el contenido mismo (peso y tipo de ingredientes). No te dejes llevar por letreros grande o promociones engañosas 

Si tienen alguna duda respecto al buen uso de sus finanzas personales aquí las podemos resolver, hasta la vista y nos leemos la próxima semana. Para comentarios, reclamaciones, recomendaciones y mentadas por favor diríjase a mi cuenta de twitter @fhervela Recuerda el dinero es de quien lo trabaja y siempre se guarda en el Monedero. Hasta la próxima semana, “ahí nos leemos”.

Fernando Vela, comunicador, egresado de la Universidad del Tepeyac, colaborador del programa de finanzas personales, Dinero a la Carta, de grupo Ultra Telecom, colaboraciones en el diario el Punto Crítico y periodista por convicción.

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto