“El futbol no es para mujeres”, estereotipos persisten en el mundial

De 17 mil 40 personas registradas para ser voluntarias en la presente Copa del Mundo, el 64% son mujeres

Por Vanessa Solis 

Ciudad de México.- Al inicio del Mundial los fans de todo el mundo están al pendiente de los partidos y se siente la euforia por este deporte. Hombres y mujeres se hacen presentes, para alentar a cada selección, pero por más que exista una “unión” por este deporte, los estereotipos de la participación de las mujeres en el tema siguen estando latentes. 

La participación de las mujeres en este deporte ha crecido, pues de 17 mil 40 personas registradas para ser voluntarias en la presente Copa del Mundo, el 64% son mujeres. El número puede interpretarse como una tendencia de la organización a privilegiar mujeres para dicha tarea, aunque también habla de un enorme interés en el evento de parte de ellas, señaló la columnista Marion Reimers en su publicación en The New York Times en español. 

Donde también señala que el análisis que presentó la FIFA sobre las audiencias de la Copa del Mundo de Brasil 2014 también es revelador: dos mil millones de personas alrededor del mundo vieron el certamen que tuvo a Alemania como campeona del torneo. Los números en América Latina son, como mínimo, reveladores. 

Mientras que en México, el 45% de la audiencia fueron mujeres, 2% menos que en Colombia, tres menos que en Argentina y cuatro respecto de Brasil, que tuvo casi una paridad en cuanto a su audiencia: el 49% de las personas que vieron por televisión el Mundial que se disputó en su país eran mujeres. 

A pesar de ello la publicidad y la participación de las mujeres como periodista de deportes, siguen siendo excluyentes 

Un ejemplo es la reciente campaña de la marca de ropa interior Vicky Form, en la que se presenta un tipo de lencería que vibra con los gritos y la intensidad en el estadio. 

Para la marca, a las mujeres nos hace falta tener un consolador para disfrutar y, por ende, entender el futbol.

“La campaña, no solo carente de creatividad, sino también de conocimiento del mercado, nos incluye en la narrativa de la misma manera que el resto de las esferas: podemos participar en la medida en la que esto satisfaga la idea de lo que, según los estereotipos de género, somos y tenemos que ser”, consideró la columnista Marion Reimers. 

Otro ejemplo es el manual de cultura rusa que la Asociación de Futbol Argentina (AFA) distribuyó entre técnicos, jugadores y periodistas, referente al trato que éstos debían dar a una chica rusa para tener “una oportunidad”. 

A los argentinos que viajan a Rusia se les pide que sean limpios, que no vean a las chicas como objetos, ya que son “personas que quieren sentirse importantes y únicas”; motivo por el cual se les aconseja “tratar a la mujer que tienes en frente como alguien de valor, con sus propias ideas y deseos”. Así mismo, se les recomienda divertir a las chicas, empresa para la que se sugiere contar cosas interesantes y originales.

Hasta ahí todo parece ir bien, pues no ver a la mujer como un objeto sexual y tratarla de forma igualitaria, es una de las reivindicaciones más antigua del feminismo. No obstante, la AFA no para en estas recomendaciones básicas y se aventura a pedir a los hombres algo más osado como: “dejar hablar a las chicas”. Esto es, no monopolizar la conversación, ya que eso denota que eres “egoísta” o que te “pones nervioso al hablar con una chica guapa”. En ambos casos, lo AFA no duda en decir tajante que “cambies de actitud”.

Hasta ahí parecen buenos consejos de conducta para tratar a las mujeres como seres que piensan por sí mismas, no siempre van detrás del dinero de los hombres, les interesa hablar y escuchar de temas interesantes y originales e, incluso, les puede gustar irse a la cama con un hombre sólo para disfrutar de una noche de sexo, como les pasa a ellos. 

Aquí lo preocupante son los motivos por los que los dirigentes pensaron que era importante hacerles ese manual para viajar.

Otro caso reciente fu el de la cadena de Burger King, cuando lanzó una promoción en la que ofrecía hamburguesas de por vida a las mujeres rusas que se embarazaran tras tener relaciones con futbolistas participantes en el Mundial.

La oferta, anunciada en las redes sociales en Rusia, recibió una oleada de críticas que la consideraron sexista y degradante.

PUEDES LEER: Burger King ofrece hamburguesas a rusas embarazadas por futbolistas

Mediante la cadena local VKokntakte, la empresa de comida rápida difundió un comunicado en el que manifestó: “Ofrecemos disculpas por el anuncio que hicimos, fue demasiado ofensivo”.

En Rusia, es común que los anuncios jueguen con estereotipos sexistas, principalmente cuando se trata de publicidad relacionada con sucesos deportivos, como el Mundial. Organizaciones feministas se han pronunciado cada vez con más vehemencia en contra de esas campañas.

En cuanto a la participación periodística de las mujeres dentro de un “deporte de hombres y para hombres” aún hay mucho por trabajar. 

Las periodistas argentinas en Rusia 2018

En Sudáfrica 2010 fueron dos, en Brasil 2014, cinco. Las acreditadas a Rusia superan por primera vez los dedos de una mano: Cecilia Caminos (agencia de noticias DPA), Marirró Varela (Radio Nihuil y Canal 7 de Mendoza), Débora Rey y Yésica Brumec (agencia de noticias AP), Verónica Brunati (TNTSports), Nati Jota y Agostina Larocca (ESPN), Laura Couto (Telemundo), son ocho periodistas deportivas que se acreditaron para contar todo sobre el Mundial, y a ellas se les suman Viviana Vila, la primera relatora mujer de la historia, que viaja para Telemundo, y Lizy Tagliani (Telefe), la primera transexual argentina en cubrir un Mundial.

¿Hito? Falta mucho para cantar victoria: TyC, que tiene los derechos para transmitir el evento, envía 60 personas. Todos son hombres. La TV Pública, 23 hombres. TNT, 26 hombres, más Verónica Brunati. El equipo de ESPN tiene 73 enviados. Los medios gráficos de tirada nacional, 20 hombres. A excepción de Telefe que envía cuatro hombres y a Lizy, los canales de aire argentinos tampoco envían mujeres (Eltrece 4 enviados, Elnueve, 3, Grupo América -radio y TV-, 9). ¿Paridad? La agencia AP manda a tres hombres y tres mujeres. Una victoria en medio de una diferencia abrumadora: en esta breve lista contamos 222 hombres y 10 mujeres.

"Lo ideal sería que no tengamos que hacer una nota de esto. Que si van 35 hombres y somos diez, igual es poco", dice Nati Jota, influencer, referente de una nueva generación y probablemente una de las enviadas más jóvenes de toda la legión de periodistas: tiene 24 años. Junto a Larocca, conductora de SportsCenter, Marirró Varela, corresponsal de dos medios de Mendoza, y Verónica Brunati, la primera mujer en viajar de TNT, son las únicas que van a trabajar para programas argentinos. Las demás son corresponsales de las agencias de noticias y el canal Telemundo, medios decididos a marcar una diferencia. También DirecTV, a nivel regional, incorpora entre su medio centenar de enviados a tres mujeres (una de ellas, argentina).

“Aunque haya crecido el número de mujeres que ocupan lugares en el periodismo no quiere decir que el prejuicio haya disminuido. Ahora, con todo el movimiento feminista muchos hombres se sienten amenazados y atacados. Ellos antes pisaban un suelo firme. Ahora se les suma una persona con características diferentes a sus competidores. Una mujer que abarca muchos asuntos a la vez, que tiene una mirada distinta, y a su vez personalidad…” dijo al medio argentino La Nación, la periodistas Laura Couto de Telemundo. 

vsv

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto