Niños inmigrantes: sin padres y sin reconocimiento internacional

Estados Unidos no ha ratificado la Convención sobre los Derechos del Niño, importante porque es la primera ley internacional sobre los derechos de los niños y las niñas

Por Ingrid Génesis Manzanares

Estados Unidos.-El reciente video en el que un niño enjaulado está llorando por su madre conmovió las redes sociales. Si bien recientemente, José Antonio Vargas, periodista y migrante ilegal, desmintió que se tratase de un centro de atención si no de una protesta contra las políticas migratorias de Donald Trump. El tema está sobre la mesa. 

Aquel escenario no está alejado de la realidad, pues datos oficiales afirman que más de 2000 menores inmigrantes han sido separados de sus familias, luego de dos meses de la política “Tolerancia Cero”. Sumado a esto, Estados Unidos no ha ratificado la Convención sobre los Derechos del Niño, importante porque es la primera ley internacional sobre los derechos de los niños y las niñas

La Convención, firmada el 20 de noviembre de 1989 en Ginebra y renovada en el año 2 mil por 189 Estados Miembros, establece que los participantes deben asegurar los derechos de los menores de 18 años, sin excepción alguna. Desde su aprobación, se han implementado programas para tratar la salud, la educación, la violencia, la explotación, entre otros. 

Respecto al tema, el artículo 9 dice “los Estados Partes velarán por que el niño no sea separado de sus padres contra la voluntad de éstos, excepto cuando, a reserva de revisión judicial, las autoridades competentes determinen, de conformidad con la ley y los procedimientos aplicables, que tal separación es necesaria en el interés superior del niño”. 

En sus inicios, Estados Unidos firmó el acuerdo; sin embargo, en la actualidad, dos países siguen sin ratificarlo. El país del norte no lo ha hecho porque algunos Estados se reservan el derecho a dictar pena de muerte a los menores de edad. El otro caso es Somalia, en el cual la falta de estructuras administrativas sólidas le ha impedido tener una representación de alcance internacional. Por su parte, Sudán del Sur se constituyó como Estado en el 2011 y desde entonces no ha refrendado el convenio. 

La falta de presencia internacional no sólo pone en desventaja los derechos de los niños y niñas, también la ausencia de una sede de la Unicef en la frontera entre México y Estados Unidos. Así, los pequeños no tienen un resguardo que vaya más allá de las políticas contra los inmigrantes.  

igmm

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto